jueves, enero 19, 2006

Este señor tirado en un rincón es Sergéi Dovlátov


Ayer leí El compromiso, la última obra de Dovlátov (sí, otro ruso... Pero éste es mi ruso) traducida al español después de Los nuestros (sublime), La maleta y La extranjera.
Esta novela avanza sumando "casos" periodísticos escritos por el personaje-persona Dovlátov en un diario estonio, allá por los años setenta. A cada texto periodístico le sucede la explicación de cómo se gestó esa farsa (siempre mojada con vodka). Vida en la extinta URRS, por un lado, y la cáscara tan formal como ridícula del periodismo sin verdad, por otro lado. Perfecto para para lectores de cualquier pelaje, incluso para los periodistas a quienes les bastan los recursos formales (como la pirámide invertida) para garantizar la objetividad.
Me he puesto tajante, pero estoy emocionado.
Tres observaciones más.
Una. Coincido con una de las personas-personaje del libro en que Dovlatov se parece a Omar Sharif.
Dos. Dovlátov nació en 1941 y murió en 1990, en Nueva York. En ese lapso de tiempo, creo que fue un hombre que llegó tarde a casi todo, incluso a comprender cuanto le pasaba. Por eso, entre otras cosas, escribía así... Llegó temprano a su muerte, bien regada con alcohol, cuando tenía 49 años.
Tres. En la fotografía no se le distinguen las muñecas, pero eran enormes.

9 comentarios:

Ander dijo...

Es difícil encontrar a Dovlátov.
¿Qué editorial ha publicado "El compromiso"? Compré "La extranjera" (Galaxia Gutenberg-Círculo de Lectores) en un mercadillo y me gustó un poco menos que las fantásticas "La maleta" y "Los nuestros", que leí porque me las prestó Antonio. Nunca he encontrado a Dovlátov en una librería.

nomeacuerdo dijo...

Los nuestros es el libro que a todos nos gustaría haber escrito. Incluso a los que no sabemos escribir.

duquito dijo...

¡QUÉ MONADA DE RUSO! QUIERO UNA FOTO DE LAS MUÑECAS. MÁS QUE OMAR SHARIF, YO DIRÍA QUE TIENE UN LOOK PROFESOR JIRAFALES, ¿NO?

Anónimo dijo...

La brutalidad e inteligencia de Dovlatov es el residuo del totalitarismo, el alcohol y de un hombre de curiosas manifestaciones emocionales.

tierrapurpúrea dijo...

Gracias por la foto y gracias por el texto, Eresfea. Este verano he hecho leer La maleta a unas cuantas. Valió la pena (comprobar cómo se deterioraba el libro...)

eresfea dijo...

Si el deterioro va acompañado de lectura, vamos bien... El compromiso debe formar parte de la bibliografía de Teoría de la Comunicación. He dicho.

the last dijo...

un título de nueve palabras. ejemmm...

eresfea dijo...

The last, the last..., ¿por qué me persigues?
"El del rincón es Dovlátov".
Pero esto no es noticia, reportaje, ni... Se ve que no me expliqué bien a su tiempo. Y ya es tarde, o temprano: se agradecen estas tocadas de...
Un abrazo.

Indoor Cactus dijo...

Qué grande, Dovlátov. El compromiso (Ed. Ikusager, Ander) es de lo mejor que he leído en años. Me hace sonreír con tristeza y también llorar de risa. Está vivo y es de verdad. Escribe con las tripas pero también con la cabeza. Es puta literatura de la buena en estado puro. Etcétera.
Ahora bien, la verdad es que yo le encuentro más parecido con Sean Connery, al menos en la foto de la solapa.